Todos los textos y el blog están registrados

Safe Creative #1103188753399

jueves, 26 de abril de 2012

Un reino llamado Crisislandia (basado en hechos reales)



Hubo un tiempo, en que el sueño de Leonardo y Carina era tener su propio castillo. Ellos, unos modestos y humildes plebeyos, vieron cumplido aquel sueño de la mano de un hada que apareció cuando ellos menos la esperaban.

El palacio no era como el de las grandes y acaudaladas realizas, pero para ellos era más de lo que podrían imaginar. Un amplio salón vestido de blanco, en el que imaginaban a sus futuros hijos y nietos correteando; con unos grandes ventanales por los que la luz del Sol entraba a raudales. Los amplios aposentos, cómplices de sus noches de amor y pasión. Aquel enorme hogar los inspiraba y hacia dichosos.

A los pocos meses quisieron cumplir un nuevo sueño, el más preciado, significante y grandioso de todos los sueños, formar una familia. El nacimiento de Dolores fue el colmo de la felicidad, tanto es así que el Rey no pudo soportar ver a gente humilde siendo tan terriblemente feliz.
Toda la dicha se convirtió en sueños rotos, cuando por culpa del ambicioso y envidioso Rey de Crisislandia y su corte, el reinado se cubrió por una espesa manta de desdicha, crueldad y desasosiego.
Muchas fueron las familias perjudicadas, más de la mitad del reino quedó en la más triste desolación y ellos, Leonardo y Carina, no iban a ser menos.

Cuando la pequeña Dolores llegó al mundo, sus padres lloraron de alegría y gozo. Aquella diminuta bebé no sabía que vendría a este mundo con una tarea difícil de llevar a cabo para un ser tan minúsculo. Ella, se convertiría en la única razón, de sus ahora pobres padres para sobrevivir.
Gracias a los padres de Carina, a la niña nunca le faltó nada y pudo ir creciendo sin apenas notar el terrible dolor de sus padres. Ajena a todo el mal que inundaba el reino, con tan sólo una sonrisa conseguía inyectarles un poco más de vida a sus padres.

Carina, hundida e infeliz, se fue apagando poco a poco; dando paso a un ceño siempre fruncido, unos ojos llorosos enmarcado en grandes ojeras y un humor avinagrado, difícil de soportar. Leonardo, desesperado al ver el estado de su mujer y avergonzado por no ser capaz de mantener a su familia, decidió trabajar, trabajar sin descanso hasta sostener a su familia con un auténtico caballero.
El precioso palacio se convirtió en un lugar oscuro y tenebroso, en el que las pesadillas y miedos más aterradores de sus habitantes se iban convirtiendo en palpables realidades. Fue por ello que decidieron alejarse de allí, alejarse cuanto les fuera posible.

Fueron pasando los años, y aunque las cosas estaban más calmadas, aquella maldición los seguía acechando día tras día, hasta que un día se obró el milagro.
El Rey se compadeció de ellos, demostrando ser más humano de lo que parecía. Al no ver mala fe en los actos de la joven pareja, les perdonó sus errores; permitiendo así, que la familia pudiera pensar en un futuro mejor  más digno. Perdieron su palacio, pero eso ya no les importaba, hacía tiempo que estaban lejos de allí; el alivio dio paso a la felicidad, que se volvió a instalar en ellos. De todo aquel desgraciado pasado, guardarían una gran enseñanza.


No somos un príncipe y una princesa, pero si teníamos nuestros sueños, sueños que se fueron rompiendo poco a poco cuando la crisis de hace 4 años llegó a España.
Esta es nuestra historia, pero también la de muchos españoles e inmigrantes que sufren día a día las consecuencias de la avaricia ajena. No todos tienen la suerte que nosotros hemos tenido; porque nuestro banco decidió darnos la dasión de pago, y sabemos que a mucha gente la desahucian sin miramientos, la despojan de sus cosas y, en muchas ocasiones, no les dan tiempo ni siquiera a recoger sus objetos personales, y aún tienen el valor de seguir reclamándoles dinero.
Los detalles más dolorosos y personales me los reservo para mí, no por vergüenza, pero si por respeto a mi familia.
Espero les haya gustado mi particular cuento.


6 comentarios:

  1. La vida esta llena de estas historias gracia por compartir Jud

    ResponderEliminar
  2. La vida esta llena de estas historias gracia por compartir Jud

    ResponderEliminar
  3. No sólo en España se ve eso... En este lado del mundo, muchas empresas se escudan en la crisis para hacer recortes y demás.

    ResponderEliminar
  4. Es hermoso el relato x se q es verdad y esta contado de una manera distinta pero tiene el mismo significado!!! Me encanto!!! =)

    day gallo

    ResponderEliminar
  5. Me encuentro totalmente identificada. A mí me ocurrió algo similar hace muchos años, cuando compramos nuestra primera casa y mi niña estaba pequeñita... Ahora estamos de alquiler y mi marido lleva casi 3 años sin trabajo estable, y no es fácil acabar el mes y mantener el buen humor, pero se intenta :)
    Ojalá no tardemos en poder escribir nuestro final feliz... Me ha encantado como lo has escrito. ¡¡Un besazo!! ya verás como poco a poco se va viendo todo mejor.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que te tomaras tiempo en dejar tu comentario y/o critica constructiva; siempre con respeto y educación.
Nos gusta mejorar y la mejor manera es con ustedes.
Todo comentario ofensivo, mal educado y/o de mal gusto será eliminado.
Si eres anónimo, agradeceríamos dejaras tu nombre al pie de tu comentario.
GRACIAS POR TU TIEMPO

Próximas reseñas reseñas de Jud

  • Cincuenta sombras de Grey
  • El violín negro
  • No te escondo nada
  • Romance Inmortal
  • Exlibris
  • La hija de los sueños
  • Dolores, Lolita Lola
  • Serie Sintonias
  • Pídeme lo que quieras
  • Femenino Singular
  • Un amor inesperado

Próximas reseñas de Sol

  • Ana vestida de sangre
  • Amante oscuro

Próximas reseñas de Alma

  • Amarte-Iván Hernández
  • Grandes Secretos desvelados-Arman Lourenço Trindade
  • Clara- Iván Hernández
  • La habitación de las lágrimas-Alexander Copperwhite
  • La noche del pescador-Alexander Copperwhite
  • Poemas para componer una vida-Frank Spoiler