Todos los textos y el blog están registrados

Safe Creative #1103188753399

sábado, 12 de febrero de 2011

El virus. Capítulo 6

Brisa desayunó corriendo y le dio un beso en la frente a su esposo; cada vez era más frecuente que ella se fuera antes de que él estuviera despierto y llegaba más tarde de lo normal.
A Dante no le hacía ninguna gracia que su mujer hiciera horas extras y menos aun que no le contara lo que estaba pasando, lo único que ella decía es: “He descubierto algo grande y todavía falta lo más gordo. Estoy muy cerca de saber la verdad sobre el virus KH9B y cuando eso pase espero que no sea demasiado tarde”
La información que Leonardo le proporcionaba tan sólo conseguía que Dante se quedara medianamente tranquilo acerca de la seguridad de su mujer, pero no saber que era lo que pasaba lo ponía enfermo y temía que su mujer pudiera correr peligro.
*******************************************************
Al entrar a su despacho a Pizarro lo invadió una nube de humo. No se quejo porque sabía que se trataba del Señor T, pero odiaba que fumaran en su espacio.
―Buenos días Pizarro, espero no importunarte –dijo en tono jocoso.
―Buenos días Mi Señor. Sabe usted que su humo es como una bendición.
El Señor T hizo un carraspeo de impaciencia, detestaba que le hicieran salameos de ese estilo.
―Quiero que me lleves a ver esos avances.
―Mi Señor, ahora mismo está Brisa trabajando, viene siempre muy temprano últimamente y es de las ultimas en irse.
―Quiero que me lleves a ver los últimos avances ahora. Me da igual quien este.
Pizarro no tuvo dudas, esa iba a ser una visita más que importante y decisiva, además de muy incómoda.
Cruzaron los pasillos casi corriendo, el Señor T seguía con sus gafas oscuras.
Brisa se giró al oír los pasos y se quedó helada al reconocer a aquel hombre.
El Señor T bajó sus gafas y guiñó un ojo a Brisa.
********************************************
Brisa atravesó el pasillo como un rayo. No podía creer lo que había visto o mejor dicho a quien.
―Tiene que ser un fantasma o una alucinación mía –se dijo.
Su busca sonó “Ven al despacho de Pizarro”.
Un sudor frío recorrió su espalda y la duda la invadió; pero debía ir, no tenía más opciones.
**************************************************
―¡Hola! Temí que no vinieras, Brisa –dijo en tono melancólico.
―No puedes ser tu… tu… estas muerto –le costaba hablas e incluso respirar.
―Llámame Señor T.
― ¿Por qué? Tú eres…
―Ssshhh, Por favor –la interrumpió.
―El Señor T le extendió una tarjera a Brisa, ésta la cogió con manos temblorosas.
―Te espero a las dos del mediodía. No faltes, por favor.
En cuanto Brisa salió del despacho, T volvió a conectar las cámaras y se fue precipitadamente y sin despedirse si quiera de Pizarro.
Esto era un imprevisto que T no se esperaba. Era un hombre de orden riguroso y al que no le gustaba en absoluto la improvisación.
***********************************
Brisa caminaba impaciente por el hall del hotel.
Pizarro la había dejado marchar antes de tiempo, pues era evidente que la joven no se encontraba bien.
Un hombre enorme vestido totalmente de negro se acercó y le dijo ―: El Señor la espera. Sígame por favor.
Fueron hasta el último piso. El “Señor” tenía toda la planta para él solo, lo cual era un lujo que pocos podía permitirse.
― ¿Quién eres? – preguntó ella con la voz entrecortada en cuanto entró a la habitación.
―Soy yo, Tomás –su tono era tranquilizador.
― ¡No! –gritó ella ―tu… tu… estas… muerto. Dime quien eres –suplicó
―Soy yo, mi amor. Tuve la suerte o la desgracia de no morir en ese accidente.
***************************************
Año mil novecientos noventa y ocho
Tomás y Dante, dos jóvenes y prometedores científicos estaban embarcados en un ambicioso proyecto que podría cambiar sus vidas y las del mundo entero.
―Todo está listo, Dan –anunció el joven Tomás ―. Deja que sea el primero en probarlo.
―Sólo porque sino no habrá quien te aguante.
Todo estaba perfectamente preparado para ver el funcionamiento del invento.
Tomás se había puesto el equipo de protección y ya estaba dentro de la capsula.
―Tom… sal de ahí ya. Algo no va bien –le decía Dante a gritos por el micrófono ― ¡Mierda! –dijo al comprobar que no funcionaba ni la megafonía ni los auriculares que Tomás llevaba.
Dante gritó y aporreó el cristal, pero Tomas no oía no tampoco veía las señales que su amigo le hacía.
Intentó abortar todo, pero ya era demasiado tarde, todo estaba en marcha… pero algo estaba yendo mal.
Tomás comenzó a asfixiarse, intentaba quitarse el traje pero no tenía fuerzas.
Un intenso fuego se inició y por más que Tom quería derribar puertas y ventanas, todo era inútil… eso estaba sellado herméticamente y Dan no podía hacer más que llamas al servicio de urgencias y los bomberos.
Las llamas se avivaron de manera alarmante y Tom quedó envuelto por ella en cuestión de segundos.
Dante estaba viendo morir a uno de sus mejores amigos y no podía hacer nada, salvo mirar.
###
Cuando le comunicaron a Brisa lo ocurrido cayó en una profunda y oscura depresión que estuvo a punto de matarlo.
Dante estuvo en todo momento con ella y la ayudó a salir y superar esa tragedia; ambos se dieron apoyo en unos momentos que eran muy duros.
Brisa era la novia de Tomás desde la secundaria y Dante lo conocía desde que eran pequeños. Fue un duro golpe para los dos y eso fue lo que los unió; tanto que en el dos mil cinco acabaron casándose y pasando pagina; aunque el dolor siempre volvía para el aniversario de la muerte.
***************************************
―Dan te vio morir y los médicos me dijeron que no habían podido hacer nada por ti. ¡Dios! ¿Eres un jodido fantasma que viene a vengarse por olvidarte?
―No soy ningún fantasma mi amor –se acercó, pero ella se alejó asustada ―. Cuando llegue al hospital estaba clínicamente muerto, me llevaron a la morgue y allí desperté aturdido.
El Director del hospital estaba allí por casualidad y me albergó en su casa. Yo había perdido la memoria debido a las horas que estuve muerto; tardé varios años en recuperarme del todo.
Estuve buscándote y no conseguí dar contigo, tampoco con Dante. Lo último que supe es que había estado ingresada en un centro psiquiátrico debido a una depresión.
Un breve silencio permitió que Brisa empezara a armar el puzle.
―Dante tuvo que cambiar su apellido por todo lo que había sucedido, todo el mundo le señalaba como culpable a él.
―¿Y tu mi amor? ¿Qué ha sido de ti? –mientras decía eso le acercó un vaso de agua.
―Yo estuve con una fuerte depresión y Dan estuvo en todo momento conmigo, gracias él salí del pozo.
― ¿Qué ha sido de Dan?
Brisa no sabía cómo le contaría que ella y su mejor amigo se habían casado. Tomás podía desbaratar todo el plan que tenían para averiguar lo que pasaba en el laboratorio, de hecho parecía ser el cerebro de todo aquello.
― ¿Dante y tu…? –asintió con tristeza ―debí imaginarlo.
― ¿Por qué no seguiste buscándome, Tom?
―Pasaron casi tres años hasta que recuperé la memoria al cien por cien y cuando comencé a buscarte fue imposible dar contigo. Era como si hubieses desaparecido de la faz de la Tierra.
Tomás volvió a intentar acercarse pero ella seguía esquiva. Ya no era miedo, era cautela.
― Ahora dime quien eres, que tienes que ver tu con el LGV –preguntó con desconfianza.
― Es muy pronto para que lo sepas, Brisa. Sólo puedo decirte que sabía que eras tu.
En cuanto Pizarro me dijo tu nombre, sentí algo y guardaba la esperanza de que fueras tu.
―Pero quiero saber que pintas en el laboratorio, tengo derecho a saberlo.
―No vamos a entrar en derechos, porque puede que salgas perdiendo –Brisa tragó saliva.
Tomás volvió a acercarse, esta vez ella no retrocedió.
Acarició tiernamente su rostro y una lágrima bañó su mejilla. ―No sabes cuánto te he echado de menos –le dijo mirándola a los ojos.
―Yo yo a ti, Tom. Te he extrañado cada día de mi vida.
Con ambas manos Tomás cogió el rostro de su amada, se acercó lentamente sin perder de vista sus ojos.
Sus labios se tocaron provocando un estallido de energía en toda la habitación. Sus bocas se abrieron dejando paso a sus cálidas lenguas.
Un beso con auténtica pasión, deseo y… amor.
―No puedo hacerle esto a Dan –dijo Brisa apartándose. ―Lo siento.
Se precipitó hacía la puerta, pero Tom la interceptó a tiempo.
― ¿Lo amas?
―Dante es mi marido desde hace cinco años.
―No me has dicho si lo amas.
La puerta se cerró y Brisa salió corriendo de aquel lugar.

RECUERDEN PASARSE POR LA NUEVA PAGINA DE FACEBOOK (LA OTRA YA FUE ELIMINADA) PARA SEGUIR LOS PASOS DE PUBLICACION Y TAMBIEN PUEDEN SUSCRIBIRSE AL BLOG.
KISSES, Jud

8 comentarios:

  1. Ay Jud: que buen capitulo, me encantó...la verdad la historia de Bri me hace acordar al Conde de Monte Cristo (a la mujer de él) y la entiendo completamente. te felicito, segui con esta historia que me esta atrapando!

    ResponderEliminar
  2. JUDDDDDDDD!!! Que mala chica eres...porque nos dejas con tanta intriga...me gusta que el malo (por ahora) se llame tomás...

    ResponderEliminar
  3. que buen capítulo me he quedado O_O jamás hubiera imaginado esa gran historia.
    Volverá Brisa con Tomás? Que dirá Dante cuando se entere? Arggg queremos capítulos diarios jaja
    Itsy

    ResponderEliminar
  4. Hola !!
    pero que capitulo tan interesante xD !!
    aunque si yo fuera Brisa desconfiaría de todos, paso mucho tiempo ya y Dante no se merece una traición.
    muy buen capi !!
    besos ^ ^

    ResponderEliminar
  5. Madre mia, que maravilla de capitulo!! Hacia unos cuantos que no te comentaba pero eso no significa que no te lea eh? XD

    Me pregunto que tendra que ver Tomas con toda la historia del virus.. :S

    ResponderEliminar
  6. Buen capitulo Jud,
    Me gusta la historia de Brisa, Tom y Dante.
    Habrá que seguir leyendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hay mi querida Jud!!! Justo cuando estaba x preg quien es el señor T, parece como si leyeras mi pensamiento y me contestas mi preg!!!
    Que giro inesperado q tiene la historia!!!!=)
    Lo ama a Dante o no???
    Muy buen cap!!!=)
    KISS

    ResponderEliminar
  8. Jud!!!!
    Me gustó este capítulo, eso de retroceder a 1998, porque ya decía yo quien será ese Tomás? aunque ya de principio parecía enamorado de Brisa por su trato hacia ella, no pensé que fuera un amorrrr de Brisa antes que Dante....
    Zuly

    ResponderEliminar

Nos encantaría que te tomaras tiempo en dejar tu comentario y/o critica constructiva; siempre con respeto y educación.
Nos gusta mejorar y la mejor manera es con ustedes.
Todo comentario ofensivo, mal educado y/o de mal gusto será eliminado.
Si eres anónimo, agradeceríamos dejaras tu nombre al pie de tu comentario.
GRACIAS POR TU TIEMPO

Próximas reseñas reseñas de Jud

  • Cincuenta sombras de Grey
  • El violín negro
  • No te escondo nada
  • Romance Inmortal
  • Exlibris
  • La hija de los sueños
  • Dolores, Lolita Lola
  • Serie Sintonias
  • Pídeme lo que quieras
  • Femenino Singular
  • Un amor inesperado

Próximas reseñas de Sol

  • Ana vestida de sangre
  • Amante oscuro

Próximas reseñas de Alma

  • Amarte-Iván Hernández
  • Grandes Secretos desvelados-Arman Lourenço Trindade
  • Clara- Iván Hernández
  • La habitación de las lágrimas-Alexander Copperwhite
  • La noche del pescador-Alexander Copperwhite
  • Poemas para componer una vida-Frank Spoiler