Todos los textos y el blog están registrados

Safe Creative #1103188753399

lunes, 11 de abril de 2011

Diario de una depresión. Parte V: El lado oscuro. (Al inal les dejó la canción de la que hablo al comienzo)

La melodía de esa canción sigue resonando una y otra vez en mi cabeza, los recuerdos que me trae parecen tan efímeros a veces…
Siento que no voy a poder más, que la distancia va a matarme, que la falta de los olores familiares acabará por asfixiarme.
Miro a mí alrededor y nada me suena conocido. Mi vida no es la que era.
¡Deseo tanto retroceder en el tiempo, aunque sea por un día!
El olor particular de los domingos en familia. Mi padre haciendo el asado en el patio, el Sol entrando por mi ventana y el humo que me invade las fosas nasales.
Hoy me despierto sintiendo olor a humedad, en una casa casi a oscuras. A mi lado duerme un hombre que dice amarme y en otra habitación una niña llora.
¿Dónde estoy? ¿Qué ha sido de mi vida?
Una vez más miro al espejo y veo a alguien que se asemeja mucho a mí… pero no, esa no puedo ser yo.
Yo era una chica que sonreía siempre, que no tenía miedo a nada, que estaba siempre rodeada de amigos y gente que la quería.
La chica del espejo parece siempre triste, ojerosa. No tiene ganas de seguir adelante con su vida… pero sobre todo… esta sola, muy sola.
De pronto hago un balance de los últimos meses y me doy cuenta de cuánto perdí… pero debería bastarme con lo que gané. Tengo a mi esposo y a mi hija ¿Por qué eso no me basta? ¿Por qué necesito más?
Me siento tan egoísta, mala, me siento una mierda.

Hoy nos llegó una carta del juzgado, en cualquier momento nos quitan la casa.
Esa casa que compramos con tanta ilusión de tener algo nuestro. Ese hogar que hace meses se convirtió en mi mayor pesadilla y en el rey y señor de todos mis males. Cada vez que entró me mareo.
Cuando decidimos hacernos cargo del restaurante no pensamos que podría irnos mal… y no nos fue mal, nos fue peor.
Tuvimos que cerrarlo a los pocos meses porque las deudas que ya había fueron creciendo y con la crisis que azotó a España, todo se fue al garete y a duras penas nos llegaba para pagar el alquiler del local.
Yo estaba embarazada de cinco meses el día que bajamos la persiana para siempre.
Sin trabajo y embarazada, con deudas que me sobrepasaban el cuello.
Intenté negociar con el banco, para que me bajaran la hipoteca, pero no les intereso. Así que dejamos de pagar la hipoteca de nuestro piso; después de eso vino la demanda.
Quiero que acabe ya de una vez, que se queden con el maldito piso… pero todo no acabara ahí y de sólo pensarlo me pongo de mal humor.
Mi marido y yo discutimos siempre por lo mismo; el dinero no alcanza, el piso esta cada vez peor… Estoy tan cansada.
¿Cómo puede ser que haya cometido tantos errores en tan corto periodo de tiempo?
Ahora algunos empiezan “Yo sabía que no era buena idea, pero no me quería entrometer” Jajaja, que me digan eso no me soluciona nada ahora; me lo hubiesen dicho hace unos meses y tal vez no la hubiese cagado tanto… pero me lo dicen ahora, cuando ya tengo la mierda ahorcándome. La gente no se da cuenta que es peor cuando te dicen esas cosas y que te dan ganas de patearles la boca.
Llevo varios días sin intentar suicidarme, supongo que empiezo a acostumbrarme a estar sumida en el lado oscuro, a ser infeliz y desgraciada.
Al menos estoy haciendo algo bien… porque nadie se da cuenta de cómo estoy, eso o  a nadie le interesa.
Hay días en los que mi hija me infunde fuerzas. Verla sonreír es algo que me llena de paz; cuando me pongo a llorar parece que ella lo sabe, entonces me sonríe y ya la tristeza amaina.

Anoche soñé que me moría. Mi abuela me esperaba al otro lado del túnel, pero la luz que irradiaba desaparecía y me veía engullida por la oscuridad y los fantasmas del miedo.
Me desperté sobresaltada y encendí la luz… sentí miedo de no verla.
Creo que ya no quiero esto; necesito ayuda ¿Pero a quien pedírsela?



http://www.youtube.com/watch?v=w9BuDgm456U

8 comentarios:

  1. Gracias a tod@s los que estan siguiendo esta historia me dejan su huella en cada publicación.
    Para mi es duro escribir esta historia y revivir muchas cosas.. pero también es mi particular proceso de depuración.
    Les aviso que se acerca el final.....

    ResponderEliminar
  2. Hola Jud, me encantó este capítulo, podes reflejar el proceso de la depresión de una manera fantástica, yo también escribo sobre la depresión, en un libro en el que estoy trabajando, pero que ahora esta en pausa, quizás algún día podamos compartirlo para que me dieras tu opinión! Te mando un saludo grande, y Gracias por esta historia, que a pesar de que te es duro escribir, nos deja reflexionando sobre un montón de cosas...!

    Pabli

    ResponderEliminar
  3. Simplimente MARAVILLOSA, no te imaginas lo bien que te hara esto...es una buena manera de cerrar las etapas...

    ResponderEliminar
  4. Eso de sentirse sin ayuda es complicadisimo! cuando en el mundo hay una tremenda cantidad de personas y no les vemos.

    Eres gradiosa Jud! No solo por escribir y que nos llegue tanto , sino por atreverte a contar lo que te pasó!.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. me ha sorprendido todo por lo que has pasado cosas muy duras... y es irónico eso que escribiste que cuando ya cometiste el error vengan personas queriendo decite que intentaron avisarte, pura hipocresía, me alegra mucho que tu hija te haya dado fuerzas en los momentos difíciles.

    ResponderEliminar
  6. Por fin vi la dureza que te comenté (tu me entiendes) es muy duro por todo lo que pasaste y el sentir que estas sola y que no puedes pedir ayuda es aun peor.

    Y volver a escribir eso.. revivirlo... sentirlo de nuevo.. es duro pero te ayudará para que mucha gente te conozca de verdad.
    Aunque por suerte o por desgracia, nunca llegamos a conocer a las personas del todo.

    Esperaremos al siguiente.

    ResponderEliminar
  7. Bonita canción, en otro momento la escuchare más detenidamente, ahora voy a leer el VI ;)

    ResponderEliminar
  8. Jud, no sé si sabrás que Lope de Vega padeció de tu mal y el mío y que en una de sus graves crisis (1610) dijo: "Si me preguntase a mí mismo qué mal tengo, no sabría responderme, por mucho tiempo que lo pensase". Esta dificultad de expresar lo que nos ocurre, que afectó incluso a alguien con semejante don de palabra, pareces afrontarla y vencerla airosa en este relato puesto que consigues que yo me represente mis propios recuerdos de la enfermedad. Te doy mis felicitaciones, Jud.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que te tomaras tiempo en dejar tu comentario y/o critica constructiva; siempre con respeto y educación.
Nos gusta mejorar y la mejor manera es con ustedes.
Todo comentario ofensivo, mal educado y/o de mal gusto será eliminado.
Si eres anónimo, agradeceríamos dejaras tu nombre al pie de tu comentario.
GRACIAS POR TU TIEMPO

Próximas reseñas reseñas de Jud

  • Cincuenta sombras de Grey
  • El violín negro
  • No te escondo nada
  • Romance Inmortal
  • Exlibris
  • La hija de los sueños
  • Dolores, Lolita Lola
  • Serie Sintonias
  • Pídeme lo que quieras
  • Femenino Singular
  • Un amor inesperado

Próximas reseñas de Sol

  • Ana vestida de sangre
  • Amante oscuro

Próximas reseñas de Alma

  • Amarte-Iván Hernández
  • Grandes Secretos desvelados-Arman Lourenço Trindade
  • Clara- Iván Hernández
  • La habitación de las lágrimas-Alexander Copperwhite
  • La noche del pescador-Alexander Copperwhite
  • Poemas para componer una vida-Frank Spoiler