Todos los textos y el blog están registrados

Safe Creative #1103188753399

jueves, 7 de abril de 2011

El virus. Capítulo 9

Allá por el año mil novecientos noventainueve la ciudad que vio nacer al alcalde Gerónimo Castro, Constanza Girao de Castro y a la hija de ese perfecto matrimonio se despertó consternada por la terrible noticia del fallecimiento de los patriarcas de uno de los mayores imperios de aquella ciudad.
El señor Castro venía de una muy bien posicionada familia que se había dedicado a la industria farmacéutica desde hacía décadas.
La señora de Castro provenía de una familia de clase media. Sus padres habían trabajado para los Castro desde hacía veinte años. Ella estudiaba arquitectura cuando conoció a Gerónimo, el cual había seguido los pasos de su familia, como era de esperar y que también estudiaba ciencias políticas.
Constanza estaba embelesada por la belleza e inteligencia de aquel joven. Un poco de tiempo fue el encargado de hacer el resto.
Se casaron y tuvieron a la hermosa Brisa, que al parecer seguiría los pasos de su padre.

Los vecinos estaban en los aledaños de la casa comentando, susurrando y dando gracias al cielo de que la hija de la pareja no se encontrará en casa ese fatídico día.
Aquella mañana del domingo diecinueve de noviembre Brisa estaba durmiendo en casa de una amiga.
La adolescente llegó corriendo y atravesó el cordón policial gritando el nombre de sus padres.
Entró a su casa pisando un reguero de sangre aún tibia.
Unos cuantos policías intentaron detenerla, pero fue su padre quien consiguió hacerlo.
¾ ¿Qué ha pasado? ¿Dónde está mamá? -preguntada fuera de sí.
¾Es mejor que no entres allí –pidió su padre.
Pero la hija se zafó y entró.
Sus ojos quedaron abiertos de par en par, el corazón le dejó de latir por unos segundos para hacerlo luego de manera desbocada. Unas arcadas amenazaron con lanzar su desayuno, se llevó la mano  a la boca para detener ese torrente que pretendía salir.
¾ ¿Qué ha pasado? –Preguntaba sin cesar -¿Qué te han hecho mamita mía? –seguía preguntándole al inerte cuerpo.
Corrió hacía los brazos abiertos de su padre y antes de que llegará un disparo atravesó el pecho de éste.
Brisa lloraba desconsolada. Fue hospitalizada en un centro psiquiátrico por pedido de ella; ya que en menos de dos años había sufrido la traumática perdida de su novio y ahora la de sus padres. Hasta que un familiar al que desconocía se hizo cargo de ella.
Aquel hombre era misteriosamente parecido a su padre decía ser un hermano de éste.
Su tío le dejó a disposición la totalidad del dinero de su hermano y durante algunos años se encargó de velar por Brisa, pues temía que la joven hubiese quedado traumada y se descarrilara. En cuanto comprobó que seguía los pasos de su padre y mejorando, decidió irse, desaparecer.
Brisa jamás volvió a verle, ni siquiera se presentó a su boda; que lo había elegido padrino por ser la única persona que tenía en el mundo a parte de Dante.
Tampoco una llamada de teléfono, ni un e-mail. Tan sólo tenía noticias suyas a través de un notario que cada mes se ponía en contacto con ella para darle un dinero.
                                                                      ###
A Brisa le vino a la mente la imagen del cuerpo mutilado de su madre y la del pecho de su padre atravesado por una bala.
¾Siempre sospeché que el tío Gerardo eras tú… -le dio una bofetada a ese hombre y se fue sin mediar más palabra.
Tomás salió tras ella. Brisa miraba hacia todas partes sin saber dónde ir ni donde estaba.
¾ ¿Lo sabías? –Tomás asintió -. Malditos hijos de puta. ¿Cuánto hace que lo sabes?
¾Todo tiene una explicación, pero poco a poco. Ahora por favor entra.
¾Noooo –gritó -. Quiero volver a mi casa, a mi vida, junto a Dante.
¾Eso no va  a poder ser, al menos no hasta que sepas muchas cosas.
¾ ¡Hijos de puta! –gritaba mientras un guardaespaldas la llevaba en volandas hacia dentro.

¾Lo siento hija, pero las cosas debían de ser así.
¾ ¿Mataste a mama? –interrogó con furia.
¾No.
¾No te creo.
¾Estábamos haciendo las primeras pruebas del virus KHNB… tu madre se empeñó en probarlo ella misma.
A Brisa empezaba a cuadrarle el extraño comportamiento que había tenido su madre en los últimos días.
¾ ¿Por qué me dejaste sola? –las lágrimas que había intentado retener salieron sin más.
¾Iban a culparme.
¾ ¿Qué hay del disparo que recibiste? Yo misma lo vi y vi la sangre.
¾ El disparo y la sangre fueron reales; pero todo estaba preparado para que me llevaran a un hospital donde gente de confianza se encargaría de hacer el resto.
¾ Si no mataste a mama ¿Por qué…
¾Investigarían y el virus saldría la luz, no podía permitirlo.
Indignada y ofuscada Brisa preguntó aquello que no estaba preparada para oír¾: ¿Eso era más importante que enterrar a tu esposa y estar junto a tu hija?
¾Si –respondió con frialdad.
¾Eres una mierda, un ser despreciable.
Tomás entró en cuanto oyó los gritos de su amada.
¾Quiero que desaparezcan de mi vida, son unos monstruos –estaba desconsolada, aturdida, defraudada.
No sólo eran dos personas a las que creía muertas, eran las dos personas que más había respetado y amado en el mundo.
¾No puedes irte hija, sabes demasiado.
¾ ¿Van a matarme? –dijo asustada, fuera de sí.
¾No –Zanjó Tomás -. Jamás te haríamos daño, sólo queremos que lo sepas…
¾ ¿Que jamás me harían daño? Pero serás hijo de… creo que llegas tarde para eso.
¾Es normal que se lo tome así Tom, han sido muchas cosas en pocos días y ya sabíamos que esto podía ocurrir.
Brisa no daba crédito.
¾Bri, todo estaba planeado o al menos casi todo –comenzó Gerónimo –Sabíamos que Dante no se estaría quieto tras su despido y que no tardaría mucho en involucrarte.
   Nos jodió tener que despedirlo porque era realmente bueno, pero se estaba acercando a un terreno peligroso y preferimos mantenerlo al margen.
¾Queríamos que supieras que estábamos vivos, pero por desgracia el inútil de Pizarro estropeó la sorpresa, ya que pensábamos hacerlo de manera más progresiva. Aunque a veces pienso que fue mejor que las cosas se precipitaran, no aguantaba más sin verte –continuó Tomás.
¾ ¿Estas diciéndome que eso de que no habías podido dar conmigo era mentira, Tomás? –este cerró los ojos y asintió con dolor -. ¡Todo esto es una locura! –decía agarrándose la cabeza.
¾Queremos que estés de nuestro lado, que formes parte de todo esto. Pero Dante no tiene que saber nada, mucho menos que nosotros estamos vivos.
¾¡Jamás! ¿Me escuchan bien? Jamás voy a estar del lado de unos asesinos. Quiero que me lleves a esa especie de hotel donde me tienes encerrada y quiero que lo hagas ahora mismo.
El patriarca Castro miró  a Tomas y asintió.


                                     

8 comentarios:

  1. Esta genial! hacia tiempo que no te veia escribir asi.. WOW me ha encantado pobre Bri... que malo es vivir eternamente en una mentira.. y encima darte cuenta de ello asi..
    Insuperable.

    ResponderEliminar
  2. Jud!! el cap esta genial!!! la verdad tu escritura crece cada día...segui asi amiga, que llegarás alto!!!

    ResponderEliminar
  3. Vale ahora si que quede intrigada. Quiero mas ! Sabes que eres de las mejores no?! mas te vale, eso ni dudarlo!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Muy cap!!!!! Sos mala xq me dejas con la intriga!!! quiero ya el prox cap!!!!!!!!
    Jamas me hubiera imaginado q el padre de brisa y tom puedan llegar a ser tan perversos,yo me sentiria igual q brisa mandaria a volar y trataria de huir!!!
    Y q paso con dante?? no sospecha nada??
    Ojala esta noche publiques el cap 10!!!!!!!!!=)

    ResponderEliminar
  5. WOW !!! que capitulo tan tenso y dramático xD!!
    cuantos secretos y aun queda mas por descubrir, que bárbaro !!
    es lógica la actitud de Brisa con ellos, tantos años de mentiras y dolor.
    me intriga saber que pasara de ahora en mas con Dante y Brisa, Tomas querrá recuperarla pero y ella con quien se quedara !!
    besos ^ ^

    ResponderEliminar
  6. muy bueno este capítulo, estoy ansiosa esperando el próximo, no puedo creer que le hayan mentido así a Brisa.... Espero que no les perdone!.

    ResponderEliminar
  7. Mentiras puras mentiras...... ahora va a tener que seguir mintiendole al pobre de Dante que sigue esperando noticias de ella.

    Me toca esperar el 10??? bueeee eso no me agrada pero esperaré supongo hasta el viernes. Saludos Jud

    Zuly

    ResponderEliminar
  8. Ahora a leer Diario de una Depresión muaaajaaajaa

    ResponderEliminar

Nos encantaría que te tomaras tiempo en dejar tu comentario y/o critica constructiva; siempre con respeto y educación.
Nos gusta mejorar y la mejor manera es con ustedes.
Todo comentario ofensivo, mal educado y/o de mal gusto será eliminado.
Si eres anónimo, agradeceríamos dejaras tu nombre al pie de tu comentario.
GRACIAS POR TU TIEMPO

Próximas reseñas reseñas de Jud

  • Cincuenta sombras de Grey
  • El violín negro
  • No te escondo nada
  • Romance Inmortal
  • Exlibris
  • La hija de los sueños
  • Dolores, Lolita Lola
  • Serie Sintonias
  • Pídeme lo que quieras
  • Femenino Singular
  • Un amor inesperado

Próximas reseñas de Sol

  • Ana vestida de sangre
  • Amante oscuro

Próximas reseñas de Alma

  • Amarte-Iván Hernández
  • Grandes Secretos desvelados-Arman Lourenço Trindade
  • Clara- Iván Hernández
  • La habitación de las lágrimas-Alexander Copperwhite
  • La noche del pescador-Alexander Copperwhite
  • Poemas para componer una vida-Frank Spoiler