Todos los textos y el blog están registrados

Safe Creative #1103188753399

viernes, 22 de abril de 2011

El virus. Capítulo 11

Danilo fue enviado a Japón en cuanto se enteraron del terremoto y posterior Tsunami que había azotado varias poblaciones.
Centenares de niños huérfanos, perdidos y desesperados rondaban por las calles en busca de familiares, era el escenario perfecto.
Nadie se percataría de la falta de algunos niños, ya que podrían hacer desaparecido en el mar o a saber donde.
¾Yo preferiría esto a ser secuestrado por una mafia que me prostituya –decía Danilo a sus compañeros, que pensaban como él.
Sendai había sido una de las regiones más afectadas; allí el olor a muerte y destrucción eran casi insoportables, al menos para personas normales.
Había niños por doquier, suplicando encontrar a alguien que les brindara esperanza y Danilo estaba allí para eso.

¾Llevo a 5 niños, creo que es un buen número –le dijo al señor T, que se encontraba al otro lado del teléfono.
¾Perfecto, entonces ya pueden volver. Los necesito en el laboratorio con urgencia.
¾ ¿Ha sucedido algo?
¾El inútil de Pizarro, que dice que le han robado en el laboratorio. Igual imagino quien y que se ha llevado.
¾Iremos enseguida, jefe.
                                              ###
Pizarro corría de un lado al otro esperando a que su teléfono sonara y por fin lo hizo.
¾Irá Danilo con sus hombres, pero demoraran varias horas.
¾ Gracias señor –dijo aliviado.
Salió de su despacho y corrió por los pasillos en busca de Duran.
¾Va a enviar a Danilo –le contó aterrado.
¾Bueno, eso es mejor a que venga él mismo –intentó calmarlo Duran.
¾Puede que tengas razón, aunque de momento el señor T es bastante autoritario, no se lo ve violento como a Danilo.
¾De todas maneras con lo que se han llevado no podrán hacer mucho.
¾Eso si no sabes lo que has robado; pero es evidente que quien entró aquí sabe de sobra lo que buscaba.
¾No adelantes acontecimientos Pizarro.
                                                 ###
¾Vístete Brisa, nos vamos de viaje.
¾ ¿Se puede saber a dónde vamos esta vez?
¾Voy a llevarte a conocer Japón.
Brisa miró a Tomas con desconcierto, no entendía que podían hacer en un país que había sido el ojo de una catástrofe terrible. Pensó en la posibilidad de ir a hacer trabajo solidario, al antiguo Tomás le pegaría, pero a ese que estaba en frente… lo descartó por completo.

Cuando llegaron a Sendai, tras duras y largas horas de avión hasta Tokio y otras tantas en coche hasta el epicentro de la catástrofe a Brisa su corazón se le ocultó, no podía ver toda esa destrucción sin pensar en la cantidad de personas que estaban sufriendo y en las que aún estarían enterradas bajo todos esos escombros.
Entraron a un edificio que estaba destruido, dónde una puerta en el suelo los llevaría hacía un laboratorio enorme y como siempre, dotado de la mayor tecnología punta.
¾ ¿Qué hacemos aquí? –Tomás no respondió.
Atravesaron un estrecho pasillo hasta llegar a una puerta blindada. Tomás pasó su tarjeta identificativa e ingresaron.
Lo único que había era un ordenador y algunos archivos sobre una destartalada mesa de madera.
¾Como sabes y verás aquí se han llevado la peor parte, así que estamos desmantelando el laboratorio por las replicas, las amenazas de más tsunamis y lo de Fukushima.
¾ ¿Qué pintan aquí?
¾Tenemos contactos en la central nuclear. Bueno, el gobierno quería que así fuera; ya sabes que la energía nuclear mueve mucho dinero.
¾ ¡Que hijos de puta! ¿Pretenden controlar el petróleo y…
¾Algo así, si.
¾Quiero y necesito saber qué papel juegan tú y mi padre en todo esto. Si son los malos o los pobres imbéciles que mueven como títeres.
¾Imbéciles desde luego que no somos amor mío.
¾Deja de llamarme así, imbécil.
¾Por cierto, se me olvidó contarte que tu querido esposo se ha metido en un buen lio. No tuvo mejor idea que entrar a robar el laboratorio.
¾Dante no haría algo así.
¾No, claro... directamente metería a su mujer, se me olvidaba eso –Brisa le dio una bofetada por ese comentario irónico.
¾No me ha dolido tanto como a ti que te digan la verdad. Yo no…
¾ ¿Qué no me habrías hecho algo así? Lo tuyo fue peor, así que es mejor que te calles.
¾Como te iba diciendo… Dante entró al laboratorio, sé que ha sido él por las cosas que se ha llevado. Por suerte no encontrará nada, ya que todas las claves de acceso a los archivos se cambiaron; pero ha conseguido darle un buen susto a Pizarro.
¾Conseguirá detenerlos y van a acabar todos en la puta cárcel.
¾Ay Brisa, no me hagas reír. Mira, voy a contarte algo: Hace unos cinco años a la madre de un muy amigo mío le detectaron una enfermedad mortal, incurable; gracias a mis investigaciones acerca del KHNB he conseguido que esa mujer sobreviva, tiene sus altibajos, pero con una pequeña dosis diaria del virus esa mujer subsiste.
Es una enfermedad hereditaria en esa familia. Mi amigo se ha librado por los pelos, ya que parece ser que se salta una generación.
¾Y ese amigo tuyo por casualidad eres…
¾No voy a decirte nada más, salvo que yo haría lo que fuera porque esa mujer siga con vida.
¾ ¿A cualquier precio? ¿Aunque pueda convertirse en un monstruo?
¾Si –su tono fue tajante, se había acabado la ronda de preguntas.
                                                  ###
Su frente estaba repleta de sudor y su cara roja de furia. Durante horas Dante intentó inútilmente entrar en esos malditos archivos, pero no había manera.
Desconocía al señor T y se olía que era algo sobre él lo que estaba impidiendo que pudiera ingresar.
Maldijo una y mil veces, pero el ordenador seguía muerto… ya que no sólo no pudo entrar a los archivos, éstos contenían un virus informático que se activó en cuanto insistió demasiado.

La foto de Brisa yacía en sus manos.
En su ausencia notó lo poco que conocía a su mujer. No sabía nada acerca de su pasado, salvo lo relacionado con su fallecido mejor amigo, antiguo novio de ella.
Ella sólo le contó que tras la muerte de Tomás y sus padres se había quedado sola en el mundo, no tenía a nadie más, pero ¿Cómo habían muerto sus padres?
La cabeza le daba vueltas de tanto pensar, todo era demasiado descabellado. Por un momento llegó a pensar en que Brisa tuviese algo que ver con el virus, pero enseguida desterró esa absurda idea.
                                                                    ###
¾Quiero que lo vigilen noche y día –sus hombres asintieron en un sepulcral silencio-. Y desháganse del inútil de Pizarro.
Gerardo estaba ofuscado tras enterarse de robo al laboratorio, detestaba que Tomás no se lo informara.
¾Ya tiene comunicación con el señor T.
¾ ¿Cómo puede ser que sea el último en enterarme?
¾Estoy trabajando en ello, no era necesario que lo supieras.
¾Ni una mierda. Espero que no empieces a perder el norte por culpa de mi hija.
¾Eso jamás Gerardo, lo sabes –dijo con seguridad.
¾ ¿Cómo se encuentra ella? –preguntó en tono menos severo, casi paternal.
¾Un tanto aturdida, es demasiada información en un tiempo muy breve. Confío en que estará de nuestra parte, estamos de camino a la India.
¾Eso es un gran As bajo la manga. ¿Qué sabes de Danilo?
¾Viaja con cinco fantásticos niños. Por las fotos y los informes que me ha enviado son idóneos.
¾Perfecto, mantenme al tanto de cualquier novedad.
                                                               ###
Las turbulencias despertaron a Brisa.
¾ ¿Dónde estamos? –preguntó asustada y desorientada.
¾En un avión, de camino a la India.
No quiso hacer más preguntas, sabía que no obtendría respuestas, así que intentó volver a dormir.



                        




8 comentarios:

  1. ERes muy grande señorita Judit Cecilia, la historia El Virus la estas llevando a limites insospechados, derrochas imaginacion.
    Eres muy grande y ya hora de que vayas creyendotelo. confia en ti, en tus posibilidades y llegaras lejos!

    ResponderEliminar
  2. Es muy corto el cap o mis ganas por saber cada vez mas de esta historia me estan volviendo locaaaaaaa!!!!
    Muy buen cap!!!! TE RE FELICITO!!!!!!!
    eSPERO Q PRONTO VUELVAS A PUBLICAR!!!!!
    Cada vez se pone mas emocionante!!!!
    Kiss

    ResponderEliminar
  3. uhmmm que se traen entre manos el sr. T y Gerardo? padre y todo de Brisa aún no sé por qué está involucrado en todo lo del virus, que quiere realmente... Por qué esa seguridad de ambos?, que puede hacer cambiar de opinión a Brisa?

    Zuly

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    la verdad que esta historia pisa cada vez mas fuerte,cuanatas cosas por saber xD!!
    ME ENCANTA !!
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Diablos!
    Sólo obtuve más preguntas... supongo que es esto lo que sienten las personas que ven las telenovelas. Más encima esta contada en tiempo real, como la serie 24. Ya me la estoy creyendo :)

    ResponderEliminar
  6. Me tinca que Gerardo es mucho mas mafioso qe el señor T. y por otra parte he acabado de repudiar a Thomas por egoista. El no ama y si amara dejaria qe su madre siguiera su camino tranquila, no matando a miles de personas por caprichoso. Que pena qe esto sea incluso cercano a la realidad y una no tan lejana por como vamos. Te extraño Jud, muchisimo.. :(

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Sigue en la línea de los anteriores capítulos jeje, me gusta la fusión con la realidad. Es algo que podría estar pasando perfectamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nos encantaría que te tomaras tiempo en dejar tu comentario y/o critica constructiva; siempre con respeto y educación.
Nos gusta mejorar y la mejor manera es con ustedes.
Todo comentario ofensivo, mal educado y/o de mal gusto será eliminado.
Si eres anónimo, agradeceríamos dejaras tu nombre al pie de tu comentario.
GRACIAS POR TU TIEMPO

Próximas reseñas reseñas de Jud

  • Cincuenta sombras de Grey
  • El violín negro
  • No te escondo nada
  • Romance Inmortal
  • Exlibris
  • La hija de los sueños
  • Dolores, Lolita Lola
  • Serie Sintonias
  • Pídeme lo que quieras
  • Femenino Singular
  • Un amor inesperado

Próximas reseñas de Sol

  • Ana vestida de sangre
  • Amante oscuro

Próximas reseñas de Alma

  • Amarte-Iván Hernández
  • Grandes Secretos desvelados-Arman Lourenço Trindade
  • Clara- Iván Hernández
  • La habitación de las lágrimas-Alexander Copperwhite
  • La noche del pescador-Alexander Copperwhite
  • Poemas para componer una vida-Frank Spoiler